No, en esta ocasión no voy a escribir acerca del trabajo en equipo; en ese caso, el tema sonaría egoísta e inapropiado, ¿no crees? 😉     Hace un tiempo, publiqué en mis redes personales una imagen con una leyenda que encontré en internet: ¨Te preguntan si te recibiste, si te casaste, si tuviste hijos, como si la vida fuera una lista del mercado.  Nadie te pregunta si eres feliz¨.     Y es justamente esa frase la que me tiene pensando acerca de lo que esta vez escribo.   Crecí en una sociedad donde prácticamente y de manera implícita se te impone el orden de eventos que deben acontecer en tu vida y, si de pronto te sales del orden, o peor aún si no cumples con todo, muchos tienden incluso a escandalizarse, sobre todo si eres mujer.      Terminas tus estudios, te consigues un buen trabajo, te casas, vienen los hijos, etc., etc., etc.…  De ahí que no resulta extraño que las pláticas sociales, sobre todo de parte de la gente mayor para con los jóvenes,  giren en torno de preguntas como: “¿Cuándo terminas tu carrera?”, “¿Para cuándo la boda?”, “¿Para cuándo los hijos?”, “¿Ya tienes trabajo?”, “¿Y de eso estás trabajando? ¿Qué no estudiaste para __________?” y cosas por el estilo, preguntas hechas con el son de “me intereso por ti”, pero que en el fondo, es una manera de querer saber si en tu vida te está yendo bien; sin embargo, como bien lo dice la frase que exponía hace un rato, nadie te pregunta si eres feliz.   De hecho creo que muchos no sabrían bien cuál es la respuesta sincera a esa pregunta.    Y no está mal que la gente haga esas cosas, que siga el modelo social de la mayoría; no, eso no está mal, sin embargo, me pregunto qué pasa con aquellos cuyo máximo deseo  en la vida no es ese, que tienen otros planes y sueños para su propia vida, otro orden en el que desean hacer las cosas, ¿eso los hace mejor o peor que los demás?     Ni mejores, ni peores; y a eso precisamente me refiero con el tema de esta entrada: no hay un solo molde social que aplique para todas las personas y no todas las personas aplican a un único modelo social… Ni todos para uno, ni uno para todos.     Y el motivo de escribir esto no es decirte lo que está bien o mal, más bien resaltar el hecho de que todos somos diferentes, todos soñamos cosas distintas.     Encontrarás por ahí personas que no se quieren casar y eso no quiere decir que están mal, a lo mejor sus prioridades en el momento son otras y luego pensará en eso, o a lo mejor no;  quizá de pronto haya por ahí alguien que lleva años y años estudiando una carrera universitaria y eso no quiere decir que es tonta o descuidada, a lo mejor ha enfrentado dificultades que le han alargado el tiempo de estudio, o ha tenido que vencer obstáculos, pero sigue echándole ganas;  quizá alguien por ahí sueña con estudiar una carrera que ante los ojos de la gente “no produzca tanto dinero”, y eso no quiere decir que va a fracasar,  piensa que si estudia lo que le gusta y ama lo que hace, trabajar será un placer;  probablemente haya alguna chica por ahí que desea tener su propio lugar donde vivir y ser independiente y no necesariamente esperar a salir de su casa “casada” como todos esperan, y eso no necesariamente implica que sea una mujer que solo busca no tener quién gobierne su vida para vivir una vida alocada… y así, muchos casos más.

¿A dónde quiero llegar con todo esto? Cada persona tiene su historia, cada cual tiene sus sueños e ilusiones, cada uno tiene sus propias metas en la vida, su forma de ser feliz; el ¨molde o modelo¨ que hizo feliz a alguien pueda no ser el mismo que hace feliz a otros, y si algo es cierto, es que todos merecemos respeto.   Deja de preocuparte por el orden en que fulano o mengano hizo las cosas en su vida y mucho menos a querer imponer en tu persona ese mismo orden; sueña tus propios sueños, añade valor a tu vida y atrévete a ser feliz.

4 thoughts on “NI TODOS PARA UNO, NI UNO PARA TODOS”

  1. Excelente consejo me encanto eso de atreverse a ser Feliz.

    cuantos andan o andamos por el Mundo sin una Visión o Misión en la vida, y simplemente viviendo por vivir, como dise un amigo simplemente tomando el oxigeno de los que si queremos vivir.

    por eso ahora declarare haciendo uso de su consejo que me atreveré a ser Feliz, recordándome que la mentalizacion da vida a la Acción. por tanto se que seré Feliz.

    Éxitos.

    1. Y ya verá que así será! Muchos esperan que la felicidad les llegue mientras se sienta a ver cómo pasa la vida, desperdiciando la suya y criticando la de otros. Ser feliz es cuestión de decisión, decisión y acción, hay que atrevernos a serlo.
      Le deseo lo mejor y que sea muy feliz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.