“…Nunca hiciste nada por bajar de peso y yo no puedo conformarme a estar con alguien así…”.   Una frase que me llegó hace unos cuantos años en una bien armada carta donde se me “explicaban” las razones por las cuales los sentimientos que había hacia mí se habían “congelado”.      ¡No se preocupen! Esa frase ya no me hace llorar, gracias a Dios desde hace ya mucho tiempo puedo hablar libremente al respecto y no es mi idea contar en esta entrada toda la historia, más bien lo traigo a colación porque me ha estado dando vueltas últimamente en la cabeza, no tanto por lo referido a mí que tengo sobrepeso, sino por el hecho de que vivimos en un mundo tan superficial que pareciera que las personas que tenemos sobrepeso (algunos más, otros menos), somos vistos por muchas personas como “bichos raros”.  ¿Qué si exagero? ¡Para nada!   No tienen idea de lo común que es para uno que tiene el sobrepeso ver personas en la calle que se te quedan viendo raro, como examinándote porque no tienes el cuerpo esbelto o medianamente normal como toda la gente; las veces que he entrado a una tienda de ropa y la persona que se acerca a atenderme responde con un rápido “no tenemos en su talla” sin siquiera preguntarme cuál es mi talla o al menos si por lo que le pregunté es para mí o para regalarle a alguien; desde hace casi tres meses he estado utilizando el transporte público a diario y varias veces en el día y no tienen idea de la cantidad de veces en las que he preferido “irme de pie” en lugar de soportar las miradas raras cuando me acerco a un asiento al lado de alguien que quizá cree que le voy a aplastar porque no puedo calcular el espacio que necesito y más aún por ese par de ocasiones en las que me he sentado a la par de alguien que simplemente se ha levantado para sentarse en otro lado.   Cuántas veces me he dado cuenta de hombres que (sin ser ellos un modelo de pasarela), han despreciado a mujeres a las que han querido de verdad por una que sea más “presentable” ante sus amigos.

¿Saben lo que quisiera preguntarle a esa gente? Si consideran que el sobrepeso te da o te quita valor con respecto a las demás personas que se consideran “normales”.

Leyendo un poco al respecto, encontré el término “Cacomorfobia”, en mi vida lo había escuchado o visto, pero es descrito así, sin más ni más, como: “miedo a los gordos”.   Parece risible, a mí me pareció un “miedo” o “fobia” completamente absurdo, y lo más absurdo es que se vuelve cada vez más popular.   Gente que siente que no puede tener cerca a la gente que considera gorda, porque “ushhhh”.  ¿Es en serio?

Yo pienso que todas las personas somos iguales y nadie vale más o menos por su condición física.   Y si alguien se atreve a mirar de menos a otros, a mirarle con desprecio, sea por su peso, por su apariencia o por lo que sea, es una persona con pobreza moral que todavía no ha comprendido dos cosas absolutamente importantes en la vida:  1- La apariencia no es la que le da valor a la persona y 2- Nadie debe juzgar a otro por lo que haga o deje de hacer, suficiente tenemos con nuestra propia vida como para tomarnos el tiempo de meternos en la vida de alguien más.

No sé si lo sabían, pero el sobrepeso y la obesidad no siempre se deben a comer mucho o comer desordenado.  Sí, en algunos casos esa es una razón, pero también hay personas que, por ejemplo, tienen problemas con el hígado, con la tiroides, mal funcionamiento de los ovarios, con las glándulas suprarrenales, entre otras cosas.   Ves a una persona con obesidad o con cierto grado de sobrepeso y es sumamente fácil juzgarla, pensar “Diossssss, ¿¿¿por qué no hace algo para bajar de peso???”, “¿Acaso no le habrán dicho lo gordo/gorda que se ve?”, “Debería dejar de comer tanto”, “No le caería mal ir al gimnasio”, y una serie de pensamientos así, pero no sabes la lucha que esa persona pueda tener por bajar esas libras de más, sean pocas o muchas.   Al escribir esto no puedo evitar el pensar en cierta persona de mi familia a quien tenía unos meses de no ver y cuando le vi, en lugar de un “Hola, ¿cómo estás?”, sus primeras palabras fueron: “Hija por Dios, ¡Qué gorda estás! Yo vivo preocupada por vos porque en cualquier momento me van a avisar que te ha dado un infarto”… así, sin anestesia, sin siquiera endulzarme sus palabras… como se imaginarán, lo que más quería en ese momento era salir corriendo de ahí.   Después, ya contándole a mi familia al respecto, me dio risa, porque mejor tomarlo por el lado cómico en lugar de amargarme; pero por muy exagerado que parezca, esas son situaciones que realmente suceden.

A lo que quiero llegar, es que si tú eres de las personas que tienen la bendición de tener una excelente condición física y no tienes esas libritas de más, que en ningún momento se te pase por la mente el juzgar a otros por su apariencia, hacer algún comentario pasado de tono o criticarle diciendo que debería hacer algo por sí mismo, porque solo esa persona sabe las causas de su situación y la cantidad de esfuerzos que ha hecho y sigue haciendo por poder mejorar, pero recuerda que no para todos es tan fácil lograrlo.   Y si tú, como yo, eres de esas personas que tenemos unas varias libras de más, recuerda que tu valor como persona no reside en la forma en que te veas, sino en lo que tú como persona eres; no permitas que una mala mirada o un comentario mal intencionado bajen tu ánimo y afecten tu autoestima, recuerda que nadie puede hacerte sentir mal sin tu consentimiento, eso no implica que nos conformemos a quedarnos así, siempre es bueno luchar por lograr una mejor condición física y de salud, sé que a veces a nosotros no se nos notan tan fácilmente los muchos esfuerzos que hacemos por bajar aunque sea un poquito, pero lo importante es que estamos intentándolo, así que no te des por vencido, sigue echándole ganas, sigue esforzándote, no por ser aceptado por otra gente, no por el qué dirán, no porque alguien te obligue, sino por ti mismo, esto debe ser una decisión de nosotros y para nosotros.

 

¡Gracias por leerme! y ¡Hasta la próxima!

Mony, la gordita.

18 thoughts on “¿FOBIA A LOS GORDITOS?”

  1. Wow! Mony!!! Tienes muchísima razón, nadie debe juzgar a los demás. Tu eres lindisima y lo mejor de todo vales la sangre de Cristo. Besos y abrazos quí desde México, te apoya tu prima.

    1. Gracias, Raquel!!! Gracias por tus palabras y por tomarte el tiempo de leerme. Agradezco mucho tu apoyo y pues lo linda es de familia, no crees, prima? Jejeje Besos y abrazos para ti también desde “el otro lado del charco” jejeje ☺️😉😘

  2. Me encanto!! Todo una realidad y a veces aunque no digan nada pero hay actitudes que dañan. Bendiciones mi Hna y nuestra actitud para enfrentar cada momento es lo que hace la diferencia.

    1. Tiene toda la razón, algo que marca la diferencia es nuestra actitud al enfrentar las actitudes de los demás; así que, por nuestra propia paz y tranquilidad, hay que tomarlo por el lado amable. Dios me la bendiga! 😘

  3. 1 Samuel 16:7 Y Jehová respondió a Samuel: No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón. ¡ Que Dios le bendiga y conceda los anhelos de su corazón!

    1. Tal como la Biblia lo describe, es precisamente el corazón el que más debe importarnos, no para descuidar lo demás, sino porque es lo que Jehová mira. Gracias por leer y comentar, mi Hna.!!! Dios le bendiga a usted también y recibo esas palabras.

  4. Gracias por escribir y compartir el tema, realmente a mi en lo personal me a gustado y me identifico con el mismo.

    creo que los gorditos somos las personas mas Felices del Mundo, ya que si somos felices sin importarnos lo que la gente piense podemos ser felices con todas las maravillas que la vida nos regala, ya que no nos interesa agradar a nadie si no que ser Felices y agradecidos con Dios por habernos creados gorditos.

    Éxitos en su proyecto de vida.

    1. ¡Así es! De nada sirve toda la belleza externa del mundo si el interior es un interior oscuro y con una visión inferior de los demás. Gracias por tomarse el tiempo de leerme. Saludos.

  5. Linda’s palabras mony vos sabes que desde pequeña he sido asi y nunca me acompleje por nadie ni por nada con los años conoci a mi esposo y eso me hizo sentirme aun ma’s segura de mi misma…!! Sabias palabras Saludos…!

    1. Yo sé, Kary!!! Y créeme que me encanta que eso no sea algo que te acompleje, porque te conozco y sé que eres linda desde adentro y eso te hace aún más bella por fuera. No sabía que te habías casado, pero felicidades!!!!!! Cuídate mucho!!!!

  6. Hna Mony Me alegra saber de Ud y todo lo que he leido es muy cierto me siento muy identificada con Ud. desde pequeña he tenido problemas con sobrepeso ya que mi a mi madre le tuvieron que hacer cesarea ! ya que yo era muy grande y pues es una lucha constante , tal vez nunca me habia sentido tan conectada con alguien en ese aspecton a veces lucho por bajar de peso pero se me resulta dificil ya que tengo un metabolismo demasiado lento, Yo asisto a la Iglesia Josue y cada vez que la miraba en la iglesia Ud siempre fue mi inspiracion por que Ud siempre luce Radiante y bella. con una hermosa Sonrisa siempre en su rostro,Es una mujer digna me admirar ,Gracias por contarnos su experiencia a Mi en lo personal me ha ayudado a creer en mi misma y a saber el valor que realmente tengo. Que Dios la bendiga! Es una mujer increible y Solo deseo que Siga cumpliendo sus sueños.

    1. Hola, Maite!!!! Qué alegría haber recibido su comentario. Me alegra saber que mi experiencia le ha ayudado, créame que mi mayor interés al escribirles sobre mis experiencias es precisamente eso, mostrarles que de una u otra forma siempre nos enfrentamos a situaciones no tan agradables, pero que en medio de todo, podemos salir adelante, aceptándonos como somos y manteniendo siempre la sonrisa en el rostro y el corazón sano. Gracias por tomarse el tiempo de escribirme, sé quién es usted y por eso mismo sé que es una chica muy linda; no he tenido la oportunidad de conocerle más de cerca, pero estoy segura que también es una hermosa persona. Gracias por sus buenos deseos, también deseo bendiciones sobre su vida y que Dios convierta en realidad los sueños y anhelos de su corazón. Un abrazo!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.